Club Balonmano Alarcos

logo-BM-trans-04

Dos puntos de infarto para el Vestas BM Alarcos de Ciudad Real

Sobró todo el choque de trenes de los anteriores 59 minutos. Sobraron las exclusiones, los penaltis, las dos defensas durísimas, los golpes y las polémicas. Sobró todo eso porque el Alarcos-Amenabar se decidió en un minuto final de infarto en el que el Vestas Balonmano Alarcos de Ciudad Real remontó dos goles para llevarse el triunfo ante un Amenabar que veía incrédulo cómo se quedaban sin premio tras un gran partido de entrega y fuerza.

Las imprecisiones marcaron el inicio del choque, con dos equipos empleándose fuertes en defensa y muchos errores en los ataques.De hecho la dureza llegó hasta el punto de que en el minuto 5 (con 1-2 en el marcador) llegó una roja direct por una agresión , un duro golpe de Xabat Olaizola sobre el rostro Sergi Mach.

En el intercambio de errores se encontraba más a gusto el Amenabar que a base de intensidad se mantenía con una mínima ventaja durante varios minutos en el marcador (3-4 minuto 11).

Poco a poco fue emergiendo la figura de Adrián Torres que paró hasta tres balones seguidos del ataque vasco propiciando que el Alarcos lograra coger de nuevo la iniciativa en el marcador con el 5-4 del minuto 15.

Pero el choque seguía sin dueño y con poco juego. Y ahí, el Amenabar se encontraba bien y peleaba cada balón. Al Alarcos, por su parte le faltaba algo de contundencia defensiva y fluidez en ataque, probablemente por las numerosas bajas que acusaba en su primera línea donde no estaban ni Lucas Grandi ni Noelvis Robles ni Alex Plaza ni el recién llegado Navid Sayed.

El ataque local se mantenía gracias a la insipración, sobretodo de Sergi en el central y de Carles Asensio en los seis metros mientras que el Amanebar, se ceñía a meter los penaltis que les pitaban prácticamente en cada ataque.

Así llegó el choque a los últimos cinco minutos de la primera mitad con 10-10 en un marcador que dejaba claro que la inspiración ofensiva no estaba siendo el fuerte de ninguno de los contendientes. Y así siguió, aunque en el despropósito ofensivo al Alarcos se le estaba dando peor que a su rival que se fue al descanso con un gol de renta (11-12).

El inicio de la segunda mitad parecía un calco del final de la primera, con dos equipos sin fluidez atacante, mucho choque y un Amenabar apurando cada ataque hasta la amenaza del pasivo. Pero con eso le servía para seguir por delante en el marcador.

Al Alarcos empezaba a costarle menos encontrar huecos en la muy dura defensa visitante. Así fueron apareciendo los goles de Iñigo Barricart en el extremo y los pases de Sergi (el mejor de los alarquistas) a los seis metros para que el choque siguiera equilibrado.

A base de choque, y de buscar balones en el pivote, el Amenabar logró ponerse dos goles por delante (16-18 minuto 41), pero en las filas locales aquelló debió sonar como una afrenta y el Alarcos se lanzó a por el partido empatando el choque y mostrado más garra y velocidad. Amenabar seguía a lo suyo un golito pro encima haciendo pocas cosas mal y esperando los errores locales. Con ese escenario el choque entró en los últimos 15 minutos.

Al el equipo de casa le tocaba remontar un solo gol pero los vascos no parecían estar por la labor de bajar los brazos. Los últimos cinco minutos esperaban al que mejor manejara los nervios con el Amenabar por delate un gol y atacando siempre al borde del pasivo mientras que el Alarcos estaba algo atascado en ataque. Las defensas, dándolo todo. Y en esas, llegó de nuevo el más dos para los visitantes (20-22 minuto 27).

Una doble exclusión le costó al Amenabar tener que jugar los últimos dos minutos con dos hombres menos. Y entonces llegó la locura.Alarcos robó un balón y empató a pesar de que el portero, en una salida para parar a Carles Asensio chocó con el jugador, así que vio también la roja. Última posesión de Amenabar con tres jugadores en pista más el portero, parada de locura de Oscar Ruiz, contrataque, lanzamiento cayendo del capitan Jota y penalti…

El mejor del partido, Iñigo Barricart, tiró de tranquilidad para marcar un penalti que daba dos puntos a su equipo y desataba la locura en la pista.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.