Club Balonmano Alarcos

logo-BM-trans-04

El Vestas BM Alarcos presenta su candidatura a todo

El Vestas Balonmano Alarcos de Ciudad Real presentó ayer su candidatura a todo en la liga con una enorme victoria ante el FC Barcelona en un Quijote Arena que se puso sus mejores galas con más de 1500 personas en las gradas disfrutando de un partidazo.
La locura. El partido comenzó, como se esperaba, a toda velocidad. La defensa alarquista salió como en las mejores ocasiones, con una intensidad impresionante y ayudas de todos los jugadores presionando mucho el ataque catalán que aún así encontraba huecos para lanzar encontrándose entonces con un genial Fran Revuelta que empezó de lujo ante sus excompañeros. Y los ataques, igual, a toda prisa… Contras, segundas oleadas y terceras oleadas, un no parar de correr. Y en esa velocidad tremenda, empezó golpeando el Alarcos, cómodo en la transición y fuerte abajo. Primeros parciales 3-1 minuto 5.
Pero el Barcelona no paraba tampoco de correr y los ataques posicionales eran mera anécdota, casi todo se solventaba en los primeros segundos de cada posesión y ahí Alarcos suele estar cómodo. Con eso y con un Fran Revuelta que seguía a tope, la primera ventaja de tres fue para Alarcos en el minuto 10 (7-4).
Con tanta velocidad, el choque entró en modo “error” y se fallaron muchos lanzamientos fáciles en ambas porterías, parecía un rato de calma anotadora antes de una nueva tormenta.
Mientras los de casa seguían mandando en el marcador gracias a las aportaciones de Revuelta bajo palos y los goles de Martín Molina9-6 minuto 18.
El 10-6 ya era demasiado para cómo iba el partido y obligó al entrenador del conjunto catalán a parar el choque pidiendo tiempo muerto para reestructurar a los suyos.
Y a la salida del tiempo muerto, exclusiones. Tres seguidas, dos al Barcelona y una al Alarcos que seguía por encima en el marcador. El choque se había vuelto más rudo, menos rápido, era otra fase, pero a los de casa no le estaba costando adaptarse y mantenía la ventaja de tres en el marcador, ahora gracias a un gran gol de Manu Díaz en el extremo que ponía el 12-9 en el minuto 20.
Con una marcha más lenta, fue Lewis Parker el que cogió la responsabilidad en ataque a base de fuerza mientras la defensa seguía a un nivel altísimo del que se zafaban los catalanes con lanzamientos exteriores para mantenerse cerca en el marcador. 16-12 a falta de cinco minutos para el descanso.
En lo últimos minutos de la primera parte, la defensa catalana quiso cortocircuitar el ataque local con un 5:1 muy profundo, pero no fue suficiente como para acercarse en el marcador, al revés, con ese planteamiento defensivo llegó la máxima ventaja para los de casa, el 20-14 con el que se fue el partido al descanso.
En el inicio de la segunda mitad se esperaba un Barcelona en tromba intentando enjugar la desventaja y poner nervioso al rival, pero el partido tenía preparado un Alarcos muy bien asentado, aguantando y poco a poco reciendo y sumando, Lewis y Revuelta de protagonistas, una nueva ventaja máxima. 22-15 minuto 35.
Alarcos parecía no querer matar el choque, y pese a que Revuelta seguía parando, fallaron tres goles fáciles ante el portero catalán que estaba salvando el partido a los suyos. Seguía habiendo una amplia diferencia en el marcador para los del Quijote Arena (22-16 minuto 38) pero podía haber sido mucho más amplia de no ser por los errores claros de lanzamiento Aún así, el entrenador visitante no lo veía claro y pidió tiempo muerto buscando la reacción
necesaria.
El 25-18 del minuto 31 lo explica todo, parada de Revuelta, contrataque brutal que termina en fly con César Beret regresando a la máxima diferencia para su equipo. El Barcelona estaba muy tocado.
Fran Revuelta en portería y Martín Molina en ataque seguían de dulce y así se iban manteniendo las distancias a favor del equipo de un Quijote Arena que presentaba el mejor aspecto de la temporada en las gradas con unas 1500 personas disfrutando del juego de su equipo.
Mientras los catalanes bastante tenían con intentar defender las contras locales y con buscar huecos para lanzamientos muchas veces fáciles que chocaban con el cuerpo de un enorme Fran Revuelta.
En el minuto 15, buscando dar la vuelta al choque con una nueva apuesta defensiva, el Barcelona se puso en 4:2 para ver cómo un Martín Molina creciendo ponía una nueva máxima en el marcador 27-19 minuto 45.
Momento de intercambiar golpes y goles. Pero eso no era solución para el problema del Barcelona que seguía 7 por debajo y cada vez con menos tiempo para reaccionar.
El 4:2 defensivo catalán se terminó convirtiendo en un 3:3 que empezó a tener éxito porque se combinó con una exclusión del Alarcos que propició el arreón catalán que se puso a solo 4 goles a falta aún de 8 minutos lo que obligó a Javier Márquez a pedir tiempo muerto para recolocar sus filas.
Pero el equipo de casa seguía sin saber atacar el 3:3 y además sufrió otra exclusión con 30-26 y 6 minutos para el final del encuentro.
Los nervios se apoderaron del Quijote Arena. Los catalanes defendían bien y al Alarcos le costaba encontrar huecos en la defensa abierta, pero todo se solucionó con la receta mágica, paradas y contras letales que devolvieron el más 5 al marcador a falta de tres minutos.
Al final la apuesta arriesgada de los catalanes no funcionó y el Alarcos cerró el partidazo de ayer con más 6 en el marcador 34-28.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.